La importancia de las relaciones interpersonales en el trabajo

El ser humano es un individuo social por naturaleza, es esencial que pueda desarrollarse en ambientes grupales donde interactúe con otros para crecer personal, profesional y espiritualmente.

De ahí se deriva la importancia de las relaciones interpersonales en el trabajo, una cuestión a veces compleja.

La importancia de las relaciones interpersonales en el trabajo
Escrito por

Este artículo también está disponible en: English Español Français

Tabla de Contenidos

¿Qué son las relaciones interpersonales?

Se trata de una forma de interacción entre dos o más personas, que pueden tener intereses en común. Al hablar de este término, se hace referencia a un vínculo en el que varios individuos intercambian emociones, sentimientos, actividades, experiencias u otros.

A nivel socioantropológico, las relaciones interpersonales constituyen la base de la sociedad que conocemos actualmente, permitiendo que los individuos pertenecientes a la misma se vinculen en contextos sociales, laborales, familiares, educativos y más.

En tal sentido, la socioantropología permite apreciar de primera mano estas interacciones desde diversos puntos de vista, gracias a la necesidad del ser humano de relacionarse con su entorno y otros individuos.

Las relaciones interpersonales requieren una comunicación fluida entre dos o más individuos, de manera que deben compartir al menos un medio para la formación del vínculo.

Esto quiere decir que es necesario que puedan comunicarse de forma oral, escrita u otra, para que pueda existir dicha relación.

Lo anterior implica que es casi imposible que dos personas que no hablen el mismo idioma o dispongan de alguna forma de entenderse entre sí, puedan establecer una relación interpersonal.

Reunión con los colegas

Tipos de relaciones interpersonales

Aunque de forma general es posible concebir a las relaciones interpersonales como vínculos, suele ser mucho más complejo que esto, ya que de acuerdo con la naturaleza de la interacción es fundamental clasificarlas en diversos tipos.

Relaciones interpersonales afectivas

Una pareja pasando el rato juntos

Se trata de un vínculo íntimo y sentimental entre dos o más personas del mismo sexo o diferente, quienes procuran establecer una relación afectiva profunda, basada en el amor, el cariño y la confianza, usualmente impulsada por la atracción física, el placer, la seguridad y otros aspectos.

Relaciones interpersonales superficiales

Dos socios comerciales enfadados discutiendo en la oficina durante una reunión.

Constituye un vínculo de “conocimiento” lo que significa que es una relación poco profunda en la que existe una interacción formal, de gentileza y educación, que además puede ser positiva o no.

Usualmente son pasajeras y no cuentan con gran importancia en la vida de ninguno de los vinculados, sin llegar a afectar sus emociones y sentimientos.

Un claro ejemplo de estas relaciones interpersonales es la que se forma entre vecinos que se saludan en los pasillos, pero no conocen ni sus nombres; o la relación con el cartero, al que se le trata con amabilidad.

Por lo general son de corta duración y su vivencia no genera impacto relevante en la vida de ninguno, aunque esta se puede transformarse y convertirse en una relación interpersonal de otro tipo.

Relaciones interpersonales circunstanciales

Dos amigas divirtiéndose juntas en la calle. Amigos multiétnicos

Se trata de un vínculo intermedio entre el superficial y el afectuoso, en el que es posible tener sentimientos no tan relevantes pero positivos o negativos hacia otros individuos y que además puede transformarse o convertirse en otro tipo de relación.

Tal como indica su nombre, se trata de un vínculo propiciado por la circunstancia, en el que la cercanía física o los aspectos en común generan una interacción.

Dentro de este tipo es posible contemplar las relaciones interpersonales en el trabajo, donde los compañeros socializan gracias al entorno laboral y las circunstancias de la rutina diaria.

Como se mencionó anteriormente, este vínculo puede volverse profundo y afectivo o superficial y eventualmente desaparecer, dependiendo principalmente de la modificación de las circunstancias.

Relaciones interpersonales negativas

Mujer afroamericana enfadada que se pelea con su colega en la oficina de la empresa, espacio de copia

También llamadas rivalidades, contemplan todos los vínculos negativos que existen entre los individuos, usualmente se le conoce como enemistad y genera emociones profundas pero nada positivas en las personas.

Suelen despertar sentimientos como odio, desprecio, ira, competitividad y otros que pueden considerarse íntimos o superficiales dependiendo de las circunstancias.

Al igual que otras relaciones, pueden transformarse y evolucionar a otro tipo, dependiendo de cómo se desarrollen, con la posibilidad de darse en el ámbito familiar, laboral, educativo u otros.

Relaciones interpersonales familiares

Empresa familiar

Fundamentadas en el círculo familiar, se trata de relaciones habitualmente profundas y sentimentales, positivas o negativas, entre miembros que comparten un vínculo sanguíneo o de parentesco.

También pueden ser superficiales y dependen del tiempo que compartan los individuos y la calidad de la relación.

Usualmente son consideradas las más duraderas, debido a su naturaleza y un claro ejemplo son padres e hijos.

El hombre comparte con sus colegas

Ejemplos de relaciones interpersonales

Aunque hemos venido describiendo ejemplos sencillos de relaciones interpersonales, es fundamental que tengas claro cómo se representa en la sociedad este vínculo, para ello mencionaremos algunos de los más comunes.

Todas estas situaciones se derivan de una relación interpersonal particular, ya que no puede existir una amistad de una sola persona, se requiere de al menos dos y de la misma forma ocurre con las demás.

Un ejemplo clave es el trabajo, los vínculos con el jefe, los superiores, empleados, compañeros e incluso clientes, son ejemplos claros de relaciones interpersonales de diferentes tipos de acuerdo con el caso particular del que se trate.

Es imposible que exista un trabajo que involucre a una sola persona, aunque sea un solo individuo que represente a la empresa, siempre existirán al menos dos o más clientes con los cuales pueda relacionarse.

La importancia de las relaciones interpersonales en el trabajo

La importancia de las relaciones interpersonales en el trabajo radica en que los trabajadores son personas y por lo tanto pertenecen a una sociedad, la cual se basa en los vínculos e interacciones grupales.

Bien dice el refrán “ninguna persona es una isla” esto significa que parte de ser considerado “persona” es participar de las relaciones interpersonales, de lo contrario sería solo un individuo.

El desarrollo humano sano depende de las relaciones interpersonales positivas y gran parte de ellas pueden suscitarse en aquellos ámbitos donde mayormente se desempeñan, como el trabajo.

La actividad laboral habitualmente es diaria y propiciar las relaciones interpersonales en el trabajo es una forma de ser mucho más productivo, feliz y próspero, ya que comúnmente el bienestar en este aspecto contribuye a sentirse mejor en otros ámbitos de la vida.

Las relaciones interpersonales en el trabajo son fundamentales y funcionan como herramientas de integración para el éxito personal y laboral.

Además, las relaciones de este tipo permiten formar grupos de trabajo, establecer comunicaciones efectivas y dar cumplimiento a las obligaciones diarias para lograr de forma exitosa las metas planteadas, cuando se trata de vínculos positivos.

Por otro lado, los negativos solo generan inconformidad, rivalidad, frustración depresión y eventualmente abandono, situaciones que no son para nada deseables ni beneficiosas para ninguna empresa.

Colegas peluqueros hablando entre ellos
Más información sobre la carrera profesional.