Síntomas psicológicos de la tiroiditis de Hashimoto | ¡Supéralos!

Si usted está luchando con la ansiedad y la depresión, entonces no se culpe, trabaje en su intestino para superar los síntomas psicológicos de la tiroiditis de Hashimoto.
Síntomas psicológicos de la tiroiditis de Hashimoto
Escrito por

Este artículo también está disponible en: English Español Français

Tabla de Contenidos

PNG  IHDRmPLTEefgfffdhjfffeghffffffdhkbkpdgidhjeggfffdikffffffffffffffffffalrdhkfffffffffffffff_nxRvffffffffffffchlfffffffffOwfff[t^r~ffffffffffff]sffffffffffffUr`r|fffOzTtffffffffffffbyffffff@`ffffff\s` fffP??{Azfff_V_DxLza{fff_fff^:~`fff` `QLFKO"&fffa]{_W^ET_UT(_#?'@-`a\(UM35:]fffN_:G5V8N3)60U_-V_G*5fff" E`T_/_L3)M4^"&@@G@R219*1D0;2I?C1NA5tRNS( ?O9.~$Fxo 3WN4*-͞7'jT=Sg8ۣzk[F0skqhbq_Y>îe_SٔodLICؿ]ZǺ{_OIµ˶DŸwʦЯ"<<'gIDATxMHag\t-ͯJ4S4/#RJ0mVXfVPGAQAn]!A=[n .FK qޙgvc1by?׾5oT{J,UyZ;0-לV%e*[IuVr )1=?RNb GE\r׀60 88暷 ې:Y vnU.ڭ\\l=vUMd`.dз;7*y[mtiCZ!|w ŌaC] **0RJuW&0rs:~hAIeFvoFPRnZK͚ט &WPQ1D$dݰn]wi-Ϊdjsm.RrY6hw6t#!&RZ>hر PRT&;,/*Til9X2AImAV@Y-m7Bv]BT@p#w8 BdݓMHem# h&A]|n.fe.l(#4BJO KS,چGFnXPIc2AK!:N{::A|A&U1@LNہT@f8 tTTTeXAϼ0>lB"*6>֡2; }r1s~Y 芹O[;~T&'6&Ow\mlk0lTV Q.lt1;접O>Ybݱww7؊Tvm:fg O&*+ ڑG\vޛq\Q!Alqdm3F.!!j;csR'Ϸܔ1וEbB d9n`<9>r ;vKqj̀JK2dloq.wPǩ!}@&O[Gc8qx{YqkLJ},xfy%;YRN7cPǷFT*'U'{Xy!qd}R|iB`0fb\z;^)@5{4Ybw̎`|89"/f`0qJ]Rș s:PNf^>6r9ðUY*% Z>惏NweMe<ˢ\6R3d~0eTm"h&GxbXڜ:^;vPuhS9zjew@}G&'czI*y=%l$f(h;ߎ߾}LW.fLJ\vxh3ege$JEg=@1qd;~%?Pn=𸧧F ؄jVpܕۭ*9xuO}Af;N49Go_pѵX3*J(\jj*Jױ;_Ą{u8ul?_w@H:uzf t8p}zP9tMSm!ι^5ގGF<'X: J|@֕/_>y|r@ 'Pnx;󨨪8Ʊr̖!+:iPia!XvPR)4\rϥIͥ4K\p+9.KINhe{}s|Ùgソ.ԣBC1Y}9**ZT2߸t/Jek"e'\R9T6.Ic^%Y &)vhuč Gڎ=#FeVl4ܹszglmʙxR&w1j &0zFx{‘6X]= /7?Lq<}zcPÇ9Y88Uz&;{l`F-vdF9ّc $hctp<XMx\xzɖ̅HhcX۾pד=rխ3l1ozFkҒ [sÄ^g<go] GL!?ueN]ĎY5XSxq3r9>aϹtxxh4HgQQlMHcE.!g9z,ǚ^WƑL.ŀNEg6xZ'cO? 9 r I|zjsV '7xu%ǿT۝2Od̰]0rm Mc[Lv-WM29d&'"|zٶ#kk}82#kΑ#n}s{}@1%y rBtB[982'Ǐm@#:Aވo~*tZrM_~@8%doX`D9օGd9 Lr̰iK!.CtA9 Fce*~kSZƢ/x%G?x0\89> 8NRJUMc w8vfSS1QL-fF9MKN G6Ρ9 [aMLY_Am ߡ;j}=@p#ˑ4ǁ z/؁1?c? +"GDOq8D3L@)EuzȘ*=Ԏ:h[鑮W;W!V0jEXʹmFL=hQuuV?f{Q Btqy?R8mG27z9T~ @Ϗ'q%>p̳O\;c6XrĽQdXͬ8tW5`9,G$.T91c;/7Y#LV)Ws9]v34BtzO# P[:v즕nĎ#fmrxgqJ18xr08τ5'4r[]V1. ̠趣sqkc ÷džUĎ +02n%DŽvDY+Vh;U6:^T_Eؙdkpq\M.8&pDVuML;X#>`$vD9vU帅E5NkZyBq> F;Q;( (;#ÑM5ȘKK)fhNƐmVMZN3PvwY)v,縞5\4:^01vp0qzvXѺQ97͎#Hq|AQqSk JT)G&( `j[]/I*jĺD?M{kiq1;V@;G9"jZMio#av|aSN]G9YG6 fjW9~|z׎{ G'Pɪ PKJb5LUȖけ/=Gf#`D;<}`'M*8:QpQ1;e_j2ʱTPKV/9 bh#iH]zdcI{2g8R.sԮy v9*2#"p8Br~^ell+cϽѤK[s~vd9**ʱg*+qkPZ#8R4gGveWh fJѺ؍lTڎW!J68 űrF8b[sfi)uMKc2v8 9.0NE(ǩJ=#7ԋSbiaњu'Z`1 W["ʁEM R91 <*uar˙C Hʱpđ]MF* MsR\]%K$8N8n bjQoٔGV-re*Hs U9k󙕄|rq,8Uc\h9х&0PAU<bY&S*8?Y$ณ) 1vj~ԯCsq(±r 09H<-!(~f&r59fǞjrLh8PsG#c>kYR_KCƄRP̺{h0N3"`=,Fܰhp$v5L0ڄr\ ^Ց8rk 5/g ׁСX(]kLM,Gbǰ#'Tqj!S((ҾpDkTPHDZbz WGMG-s4t(w 8/m(HA1AJ8qNgZq*t A7^$)t!GoDKVlfr,Ze,G1o;-,.VE1ꄈ#h:svG4;C3v{@J=$7(aj‘s\ФO8QWc:pݬ:ui#QQ>Qc IJ$4Wq D]y9KV㄀ Uz3troXpdb@8̱ G&بk4?r !s,r‘mQOc@9ƹN+W{^P8\*p48hr 09`1x J_V]0\d8iw#"a>>@n÷#A8N 9+w|qlOOAn6[oy̤ys|Ax@Gn#8#Rdr|x#>Uv koWokTVϱG~q t 9'G=T^9t'ƑMdN vcjGh Ȭ܅1S7u#z>"k5㲘Kt+qԵ0L?i1U>^ #En #qвOsƯ_X@p2w9Sr9>FnL5Cc) z}m sB?%'>7 ሕ9d#ֻ7JwCG"c' 2W9,`M|s[P4ǨJ䈹6U@8n.AXPp|@:*.4&_-0jPֵOH]p$ѲJoR/ΡYd૜>Џ #p,˂4j oSF(f8*uwf1.Ea_U3Kk7j"C}7=vZ3c.FlD/"^yOވ'mi{Em4s>3MpQ1@ї ü}z4OAp~URū0G\-qmу[r:zOqT?BADܖ9ЙN}dD煰ƨ|-ۣ[,')yD/Ԡ~jS% ,F}LϠ(j8JqiN1]w,Ï$#Q A;>dGK=AE鞵݇ fd_P;gi͸: x< @$5lT,Mwy7;sz(Hvr qO6r.2FA$iN9e<lڪXk/1/czүsIGRq0UZ`9-x.$^$q3D#nҪWy hP,".dx[;;whnPƦ*F;[QMf,!j'msOWQ1QqaA KA7:Ea޴瑰<3D%RveYHd,$FHGeHKV[O=´ +["KY*Q֏JH62Tt&&H<8фxDT%{ڒ_uU^x1φ(Cr=L`:{qYv@rytj[:3br9q@E5ɥ=p^r4#C+CB(aM(Hk'\ v #FX9~X] jZRq|. OI8o 2ook+Mu8Θ"m86!^oVXA`7Op^Ҫv S5~;8tS#@ٻOo&.h~+ g欓7yH{_^"+/,0G/'OKW_={Ol*&UE=їUc&{pc OX#E1یA3e-#Km!z=1zlF1py5f^A[jVEqO91{|rfӹI$z\d^o8F&$*ڭN~CseSD # X<)9ӵ7O;ݔκSFj݂HެIy19F<Mf+m@GEnKڸiiQWxthI[0Ƌ|B:qȣHHyV;h"5𡀧hx@l:`:F}s΋#C<˰bƁQ28Q];FEG3.cicA֟V1(6B@.ݣ.qB8ٔ?uX%ӱfJMSFNHͪ;;"xpY9PFcGխ[w~F5ѭp) a<Vqq1ys/b+Dz[DDpħqb 7ѓdQh70tƤ{e-:x,GuX.S^ o\~u֮q4Pz-X>#-f[ܳRVWDX5JWKnhժţh)[6~Ml6>rvTa60 ֫cENRMtp)5(nSPun$L˫Tis@!۴ Zup=wzwK)7(O N0u!ıvØH +}^2e&խ2!/VӍ֟OLs2kS(,U$*BIENDB`

Breve historia previa a Hashimoto - Síntomas psicológicos de Hashimoto

Antes de que me diagnosticaran Hashimoto, tenía el problema de que a veces sentía ansiedad o tenía problemas de salud sin una buena razón, pero no sabía por qué.

Tenía la sensación de que algo iba mal en mi cuerpo y que tenía que ir urgentemente al médico.

Tenía alrededor de 22 años cuando tuve esta aparente necesidad de ir al médico para checar por qué no me sentía bien. Me hice unos análisis de sangre generales y unas pruebas del corazón y todo era normal.

“Puede ser que estés bajo estrés debido a tu viaje o al cambio de ciudades”, fue lo que dijo el médico. Y me lo creí, y seguí con mi vida.

Un par de años después, cuando tenía 24 años, empecé a tener algunos dolores en la parte interna del lado izquierdo de mi abdomen. Pensé que algo estaba haciendo mal a mi intestino o a mi estómago. Yo solía tener gastritis y siempre culpaba a comer picante o ciertos alimentos.

En ese momento decidí ir con un gastroenterólogo, es lo normal, ¿no? O, al menos, se nos enseña a ir al médico si no nos sentimos bien.

Después de la visita, el médico pidió que me hicieran una endoscopia, y entonces descubrió que tenía una hernia de hiato, y que necesitaba una operación. Me sorprendió, y me pensé ok, es lo que dijo el médico, hagamos lo que dijo el médico. (Estaba tan equivocado) E incluso pedí una segunda opinión a otro médico, y él fue, “bueno, sí tienes una hernia hiatal , haz la cirugía”.

Semanas antes, durante una reunión de negocios potenciales con un hombre de unos 60 años, me dijo: “cuando uno hace la primera operación, luego vienen más cuestiones”, seguro que debería haberlo escuchado mejor en primer lugar, pero bueno, él no era el médico y no era el especialista, qué iba a saber él

Pero la verdad es como la frase, “El que no escucha consejo, no llega a viejo”. (Ciertamente, debería haberle escuchado mejor que al médico).

El día de la operación, recuerdo claramente que la enfermera me dijo antes, después de revisar mis análisis, “eres tan joven y ya te vas a operar, tienes unos análisis perfectos, estás muy sano”. Pero en mi interior pensaba: “entonces, por qué no me siento bien”.

La cirugía funcionó bien, también fue como un bypass gástrico, y después de varias semanas me sentía bien. Se acabaron los dolores de estómago y de intestino, y también la gastritis.

Ya pasado el tiempo, una noche, después de comer sushi con un vaso de té helado, empecé a sentirme con bastante ansiedad. Sentí que tenía algo de presión en el pecho, y también podría decir que hasta me sentí dramático. Así que fuimos al hospital, comprobaron mi ritmo cardíaco, que estaba bien, y me inyectaron algún calmante.

Pero, de nueva cuenta me sentía extremadamente ansioso y, por supuesto, los enfermeros dijeron: “sí, probablemente fue una gran reacción al azúcar del té helado”.

Finalmente, un año y medio después de la operación de hernia de hiato, me encontraron un nódulo tiroideo, y ahí empecé mi camino para encontrar un mejor tratamiento de Hashimoto.

Puedes leer esa historia en el otro artículo.

Pero el punto es, que no saber que uno tiene una condición autoinmune, podría hacer realmente difícil de averiguar las causas de raíz, o las causas de fondo que tienen el efecto sobre los síntomas psicológicos de Hashimoto Thyroidits.

Las causas de fondo de su enfermedad autoinmune o de su tiroiditis de Hashimoto explicarán mejor por qué se siente ansioso o deprimido.

doctor reading a coronavirus patient medical chart

¡No culpes a tu tiroides!

Una vez que descubrimos que tenemos tiroiditis de Hashimoto, podríamos empezar con la toma de Levotiroxina para tener de nuevo nuestros laboratorios en rangos normales.

O incluso si mostramos la TSH, T4 y T3 en rangos normales, puede ser que nos seguimos preguntando, ¡qué es lo que me pasa!

Y me ha pasado, y seguro que le ha pasado a otros guerreros de Hashimoto, que te sientes avergonzado contigo mismo de no tener energía, de no sentirte bien, de no sentirte feliz, de sentirte triste muchas veces, que incluso te lleva a un estado depresivo.

No sé cómo se siente exactamente todo el mundo, pero por lo que he experimentado al observar a personas con problemas mentales, diré y afirmaré que sus problemas de fondo no están siendo tratados adecuadamente.

En la tiroiditis de Hashimoto, se tiene culpable a una tiroides disfuncional, ¡y no lo es así!

Como se puede ver en el bien ilustrado post de Rachel, me gustó realmente que muestra como podría haber diferentes problemas potenciales que están generando sus síntomas de Hashimoto, y probablemente también sus síntomas psicológicos.

Y es que, esperar que la Levotiroxina resuelva todos nuestros problemas es una solución incompleta para trabajar realmente en un verdadero Tratamiento de Hashimoto.

Así que no culpes a tu tiroides por sentirte, ansioso o deprimido, busca las causas de fondo para encontrar tus respuestas a Por qué te sientes así.

No te creas del todo lo que dicen algunos médicos. Deben traer esperanza, no miedo.

Y bueno, tengo que decirlo, sí que empecé a tener algo de odio contra la ciencia, porque seguir ese camino me ha hecho más mal que bien.

Solía seguir el camino común de “es lo que dijo el médico, él es el experto”. Ya no.

Bueno querida o querido compañero, ciertamente hay muchos médicos que se mantienen en el camino que les enseñaron porque la ciencia o los estudios han demostrado que esa es la forma en que se debe tratar el Hashimoto, solo con Levotiroxina de por vida.

Y como he escuchado una cita de Jiddu Krishnamurti, filósofo indio que habla de la Kundalini, “citando a otro, volvemos al que comete el error original”. Cómo estar seguro de que los médicos están realmente siguiendo el camino correcto de sanación de alguien que tiene Hashimoto, y no son en realidad los que están siguiendo el error original.

Si los médicos no realizan la prueba de los anticuerpos, ya existe la primera señal de que el médico no está buscando la causa de fondo para ver si hay una reacción de anticuerpos, pero cómo lo vas a saber tú si apenas conoces Hashimoto.

Y también, algunas otras pruebas como las sensibilidades alimenticias, los niveles de vitamina D y B, además de otras pruebas que pueden mostrar las deficiencias nutricionales.

Y más terrible aún si el médico se limita a decir que “Usted tiene la peor forma de Hipotiroidismo, sus ojos podrían estar saltones y presentará bocio”. Escuché esa historia de una mujer a la que le acaban de hacer pruebas de TSH, T4 y T3. Todavía tengo la esperanza de verla en el futuro, porque le recomendé la prueba de anticuerpos para confirmar si tiene Hashimoto, pero de principio sus laboratorios no eran normales.

Ciertamente, escuchar eso de un médico no es algo que genere esperanza, más bien miedo en esa mujer. Y por supuesto, un impacto en su bienestar mental, y como consecuencia la depresión o la ansiedad del miedo al futuro.

Así que como recomendación, si el médico con el que estás trabajando, no te apoya, cambialo.

En mi caso, encontrar un médico de medicina funcional, ha sido una buena decisión, ya que ha sido más como un verdadero aliado, y ha sido un buen guía para seguir trabajando en mejorar mi salud. Y por supuesto, no me ha generado miedo.

Trabaja en tu intestino.

water tube meme stopping problems

Y por qué extrañarse que la Ansiedad y la Depresión sean los síntomas psicológicos más comunes de la Tiroiditis de Hashimoto, el impacto que tiene la alimentación en nuestro cerebro es enorme.

He añadido ese meme del tipo que intenta arreglar sus problemas poniendo un poco de cinta adhesiva, y para Síntomas psicológicos es lo mismo.

No creo que los antidepresivos solucionen el problema real o de raíz, y como la imagen, esos fármacos no solucionarán el problema real, sólo lo enmascararán.

Dr. Uma Naidoo, psiquiatra nutricional, y yo también diría lo mismo, que la comida tiene un gran impacto en nuestra mente.

Trabajar las sensibilidades alimentarias será clave para reducir y mantener en remisión todos los síntomas, incluso los psicológicos del hashimoto.

Además de trabajar en alimentos que sanan el intestino como los probióticos como el Kefir, mejorar otras deficiencias nutricionales es importante.

En mi caso, también estoy trabajando en restaurar la vitamina D, la vitamina B, el Zinc, el Cobre, el Selenio y la Pregnenolona.

No dejes de lado la búsqueda del equilibrio entre mente, cuerpo y alma.

Y aquí es importante hablar de la conexión de todo nuestro cuerpo con nuestra mente y nuestra alma.

Si nuestro entorno no nos apoya, será más difícil trabajar en su sanación.

Para mí, ciertamente, volver a México desde Alemania tuvo también un impacto emocional.

Me gustó y me encantó el tiempo que pasé en Alemania. Mis niveles de vitamina D eran muy bajos, y Alemania no es ciertamente conocido por ser un país con toneladas de luz solar.

Ahora de vuelta en México, también estar demasiado cerca de los problemas familiares no ha sido ciertamente bueno para mi sanación y bienestar emocional.

Es algo en lo que todavía estoy trabajando.

También en los caminos espirituales, están los que dicen que debes anteponer tus necesidades y deseos a los de tus seres queridos.

Si tú no estás bien, no puedes estar bien con los que te rodean.

Probablemente, para mí, como empático, es difícil pensar en ser egoísta, pero puedo decir que es necesario para que puedas seguir trabajando en tu sanación.

La Hashimoto Thyroidits suele ser un signo de una enfermedad del Chakra de la Garganta, y para sanarla, es importante expresarse tal y como uno es.

Por eso comparto aquí mi camino, porque para algunas personas con Hashimoto, o probablemente la mayoría, cada vez que contamos que no nos sentimos bien, que algo va mal, estamos acostumbrados a que nos callen, y no en el sentido de que nos griten directamente, sino indirectamente al escuchar palabras o frases como: “Esos síntomas están en tu mente”. “Sólo estás bajo estrés”. “Yo he sido hipotiroideo y puedo comer de todo, sólo tienes que relajarte”. “Tienes que rezar más”.

Probablemente no son las palabras que me gustaría escuchar.

Y, bueno, en mi caso sólo quiero decir que no estoy bien, pero como nuestro entorno no nos escucha realmente, prefiero dejar que ese sentimiento de tristeza, de preocupación, de miedo, de rabia, esté dentro de mí, y como no hablo mucho de ello, el cuerpo tiene que sacarlo de alguna manera.

Por eso también se considera que Hashimoto es la enfermedad de la comunicación.

Traer el SER superior en un ambiente oscuro sólo nos hace más fuertes, porque lidiamos con Hashimoto, pero también ciertamente vivimos trabajando para nuestro autocuidado, necesidades, sueños y deseos.

Y no, no buscamos que la gente se compadezca de nosotros. Personalmente, prefiero que me escuchen y ya está.

Probablemente es el momento de volver a hacer un trabajo espiritual.

Como resumen para trabajar tus Síntomas Psicológicos de Hashimoto te recomiendo encontrar tus causas de raíz de Hashimoto, encontrar un médico que te apoye, puede ser un médico de medicina funcional o lo que sea pero que sea un médico realmente humanizado y que te apoye, trabajar tu intestino y tus deficiencias nutricionales, tomar la luz del sol y también suplementos de Vitamina D y B, no hacer ejercicio en exceso porque también el exceso de ejercicio trae estrés al cuerpo, cortar ataduras y relaciones tóxicas, y hacer cualquier práctica espiritual en cualquier forma. Puede ser yoga, meditación, rezar el rosario.

Así que me alegraré mucho si este artículo te ayuda, si necesitas alguna orientación, o compartir experiencias por favor ponte en contacto conmigo.

Más sobre el cuerpo.