Carlos-barraza

La importancia de la relación entre la ética, ciencia y tecnología

Contrario a lo que suele creer, ética, ciencia y tecnología pueden coexistir de forma armoniosa, todo depende del uso que se les dé en beneficio o detrimento de la vida humana.

Conoce la importancia de su relación en este interesante post.

La importancia de la relación entre la ética, ciencia y tecnología
Escrito por

Este artículo también está disponible en: English Español

Tabla de Contenidos

¿Qué es la ética en la ciencia y la tecnología?

El término “ética”, dondequiera que sea implementado significa lo mismo y se trata de un estilo de comportamiento aplicado a la sociedad, el cual está estrechamente vinculado con la moral y aquello que es considerado correcto o incorrecto.

Ahora bien, la ciencia y la tecnología no escapan de la ética profesional y aunque ciertamente se han conseguido importantes beneficios a través de ellas, es muy fácil incurrir en comportamientos inadecuados desde el punto de vista de lo que es correcto o no.

Esto no quiere decir que la ciencia y la tecnología vayan en contra de la ética. Todo lo contrario, porque estos campos de la investigación han contribuido enormemente a la vida de las personas en la actualidad.

Entonces, ante el planteamiento de la posibilidad de que la ciencia sea considerada inmoral o poco ética es necesario mencionar que personajes importantes de la historia como Einstein, Poincaré y Russell han expresado que en realidad esta no emite juicios de valor, únicamente aporta información verídica sobre hechos o realidades, por lo tanto la misma premisa es factible para la tecnología.

Es bien sabido que la ciencia no se dedica a cuestiones relacionadas con los valores y por tanto es posible considerarla como éticamente neutral, lo mismo sucede con la tecnología.

En síntesis la ciencia y la tecnología son factibles de utilizarse con propósitos positivos o negativos, como bien pueden ser curar o matar, conservar o destruir liberar o esclavizar; todo depende de la forma en que sean aplicadas desde el punto de vista de la ética.

En este punto es oportuno añadir que la ética es la forma de actuar frente a situaciones que podrían considerarse controvertidas desde el propio criterio de lo que es correcto y lo que no, mientras que la moral corresponde a normas que se manejan de manera externa y generalizada para toda la sociedad.

Vista desde un ángulo alto de un grupo de empresarios multiétnicos haciendo cola en la oficina

¿Cuál es la importancia de la ética en la ciencia y tecnología?

Es evidente que aunque existan concepciones claras sobre la moral y el comportamiento ético, queda completamente de parte de las personas escoger la forma en que actuarán frente a ciertas situaciones.

Adicionalmente, es conveniente puntualizar que aunque el método científico implica dejar a un lado los prejuicios, no significa que la ciencia y la tecnología están exentas de la ética, especialmente porque ambas inciden de manera relevante en el sector ambiental y social.

Para nadie es un secreto que el abuso de la ciencia y la tecnología en ciertos momentos de la historia ha generado destrucción y es frecuente que en estas áreas del conocimiento se tiendan a manejar este tipo de situaciones como si fueran consecuencias inevitables, cuando en realidad no lo son.

Al evaluar los efectos negativos que han generado la ciencia y tecnología en nuestro planeta, es evidente que no siempre se ha mantenido un comportamiento acorde con la ética.

Esto pone en perspectiva la importancia que tiene la ética empresarial en campos como la ciencia y la tecnología, cuyo alcance es verdaderamente amplio y amerita, por lo tanto, un comportamiento adecuado para prevenir efectos colaterales y daños irreversibles a otras personas y al planeta en general

La ciencia y la tecnología en sí mismas no representan amenazas a la vida humana, todo depende de cómo sean utilizadas por parte de las personas.

Por ejemplo, aunque son importantes en la actualidad las actividades que se llevan a cabo en las plantas nucleares, es bien sabido que afectan a la salud de las personas. Por lo tanto cabe preguntarse ¿por qué no se han propuesto soluciones efectivas antes de poner en práctica el uso de estas tecnologías tan perjudiciales?

En muchas ocasiones, este tipo de problemas de salubridad o ecología se suelen intentar minimizar con el uso de otras tecnologías que también revisten efectos dañinos para la vida o se pretenden mostrar cómo consecuencias inevitables cuando en realidad sí podrían prevenirse, priorizando el comportamiento ético por encima de los beneficios de otra índole.

¿Cómo influye la ética en la ciencia y tecnología?

En la mayoría de las ocasiones donde suceden situaciones negativas a causa del uso de la ciencia y la tecnología, se debe a que ninguna persona asume la responsabilidad ética de los daños que implica utilizar estos mecanismos de forma inadecuada o inoportuna.

La ética influye directamente en el uso que se le da a la ciencia y la tecnología, pues en la actualidad a estas áreas del conocimiento se les atribuyen dos tipos de responsabilidades, una de ellas corresponde a facilitar la vida de las personas, optimizar su tiempo o permitirle generar mayores ingresos mientras que la otra implica amenazas a la propia supervivencia humana.

El error está en considerar que las consecuencias negativas forman parte de estas ramas de la investigación y el conocimiento, cuando en realidad se deben adjudicar a las personas que hacen uso de ellas dejando a un lado la ética por priorizar otros aspectos como bien puede ser el beneficio económico o el reconocimiento social.

En tal sentido, es frecuente que las personas se muestren como víctimas y no responsables de las implicaciones que tienen la ciencia y la tecnología en la vida actual, cuando la realidad es que sus efectos nocivos pueden prevenirse o evitarse si sus promotores actúan de acuerdo con la ética y la integridad.

En conclusión, aunque puede parecer que áreas del conocimiento tan modernas y técnicas como estas se encuentran fuera de los alcances de los valores fundamentales, la realidad es que no existe ningún campo en la vida humana que no pueda ser manejado conforme a lo que dicta la moral respecto a lo que es correcto y lo que no.

La historia ha demostrado que los acontecimientos más impactantes en la existencia de la vida humana se han visto condicionados directamente por las acciones u omisiones efectuadas por los propios miembros de la humanidad, como una invitación a aprender de ello y mejorar.

Referencias
Más información sobre la carrera profesional.