La importancia del liderazgo en una empresa

El liderazgo en una empresa es el factor que definirá la consecución o no de los objetivos marcados. Y, en algunos casos, también es lo que juega en contra de la mala administración.
Escrito por

Este artículo también está disponible en: English Español Deutsch Italiano Português Français Русский 日本語

La opinión de Carlos -
Liderazgo en la empresa.

¿Por qué es importante el liderazgo en una empresa?

Creo que incluso en cualquier tipo de organización, el líder debe ser el principal en señalar hacia dónde ir.

Si el líder no sabe hacia dónde debe ir la empresa, entonces esto traerá una organización que está operando sin un alma.

Al menos eso creo.

Creo que incluso en las pequeñas empresas, las compañías deben tener un propósito y una misión, y el líder debe ser el primero en creer.

Personalmente, me he sentido como dos tipos diferentes de líder según mi experiencia.

En la empresa familiar, como he sido el “hijo del dueño”, y eso en realidad no se siente como liderazgo.

Los empleados han aceptado las órdenes que he dado, pero sólo porque soy el segundo en la mano.

Se siente que tengo derecho sólo por ser miembro de la familia, y no realmente por haberme ganado una posición de liderazgo.

En cambio, mi experiencia en Heilbronn fue totalmente diferente.

En la universidad e incluso a nivel comunitario, llegué a ser muy conocido en los alrededores.

Sentí que me había ganado el aprecio, la amistad y el respeto de las personas que conocí gracias a mi comportamiento con ellas.

A nivel profesional y estando 2 años en la sede principal de Bechtle, sí que sentí que poco a poco también me estaba dando a conocer dentro de la empresa.

No manejé un puesto de administración o liderazgo directo, pero sí sentí que eventualmente algunos colegas empezaron a pedirme directamente que resolviera x problema que era el que podía encontrar una solución.

Creo que el tiempo que pasé en Heilbronn me ayudó a aprender más sobre mí misma, y también en el sentido de estar rodeada de gente.

No sé si puedo considerarme ya un líder totalmente internacional, pero sin duda aprender a escuchar todos los aspectos de las diferentes culturas me ayuda a desarrollar la conciencia cultural.

Y esas habilidades me ayudarán un día a dejar atrás ese sentimiento de liderazgo por asignación, y más hacia un liderazgo por transformación.

¿Cuáles son las características del liderazgo?

El liderazgo en una empresa es el factor que definirá la consecución o no de los objetivos marcados.

Y, en algunos casos, también es lo que juega un papel contra la mala administración.

Si desarrollamos las características del liderazgo, nos convertiremos en esa figura que es plenamente capaz no sólo de salir adelante por sí misma, sino también de sacar adelante a quienes están a su cargo.

Para ello, es posible que quiera informarse al respecto:

La innovación

Ser innovador es de vital importancia ante las exigencias cambiantes del entorno.

Este es un aspecto que se hace esencial no solamente para alcanzar el éxito, sino que para la supervivencia de la misma empresa.

Es en ella que descansa la esperanza para resolver los retos que mueven los negocios hoy en día, ya que se espera que un líder se mantenga en la constante búsqueda de nuevas y mejores formas de hacer las cosas.

La capacidad comunicativa

No es suficiente con saber cómo dar información oportuna, aprender a escuchar también es igual de necesario.

Entenderse con el equipo siempre debería ser una prioridad, ya que no existe mejor forma que ganarse su confianza y acrecentar la credibilidad que se tiene ante estos.

El saber cómo adaptarse al cambio

Una de las características del liderazgo que separa a las figuras al mando de todos los demás es la capacidad que poseen para adaptarse a los cambios.

Esto se tiene que llevar tanto a las diferentes situaciones que pueden surgir, como a las diversas personas que pueden formar parte de su equipo.

Viéndolo un poco más allá del sólo adaptarse, también se espera que un líder sea capaz de entender las circunstancias de manera que pueda tomar las decisiones adecuadas.

Esto hará que pueda aportar las mejores soluciones posibles en medio de la avalancha de acontecimientos que suelen rodearlos.

El ser comprometido

El mejor momento en el que un líder puede probar su nivel de compromiso, y el coraje, es atravesando la adversidad.

Serán momentos donde se pondrá a prueba su fidelidad a la empresa, aunque existe más de una manera de expresar este rasgo.

Por ejemplo, se puede pensar en el compromiso por no abandonar sus proyectos sin importar si está en las buenas o malas, o el compromiso que tiene para liderar de forma eficaz un equipo. También incluso se debe pensar como el compromiso con los clientes para dar productos o servicios de valor, entre otros.

La resiliencia

Dentro del liderazgo no se permite que el hecho de que existan problemas impidan el trabajo.

Es por ello que es vital contar con una gran capacidad para gestionar las consecuencias.

Un líder debe sobreponerse y recuperarse de las circunstancias más desfavorables de sus acciones.

Pasión para motivar e inspirar

Las características del liderazgo también se apoyan en el hecho de que la figura de un líder tiene que amar lo que hace, saber que el éxito no es algo que llegue solo, y que éste debe siempre dar su mejor esfuerzo con todas las ganas.

Esta característica se toma coma una invitación a que se lidere con el ejemplo, logrando así motivar e inspirar.

El salario sólo no puede ser un motivo, y definitivamente no es suficiente para retener el talento humano.

El líder es fundamental para motivar a sus colabores a que se queden.

Agilidad y flexibilidad

En función de ir un paso adelante siempre se espera que se vaya un paso por delante del mercado, estar en la constante investigación de cuáles serán las tendencias futuras y aprender aquellas habilidades que se hagan necesarias para adaptarse a lo que viene.

Por otro lado, se debe ser consciente que el mundo siempre se moverá a nuestro alrededor.

Quedarnos quieto es un error que puede llevar a que muchas oportunidades se escapen, es por ello que se amerita flexibilidad al momento de recibir nuevas ideas para así poder abrir más puertas y traer más éxito.

¿Qué es el liderazgo en una empresa?

Si nos fijamos netamente en la definición de liderazgo en una empresa entonces nos daremos cuenta que esta nos habla de la habilidad que posee un jefe al momento de influir en su equipo y gestionarlo para ir en pro a los objetivos generales que se han planteado.

Este tipo de figura tienen un objetivo claro, y es el de poder maximizar cada uno de los beneficios y alcanzar de ésta manera los objetivos que se han marcado, y es algo que, si se puede lograr debido a todas las características que poseen, o desarrollan, mencionadas anteriormente.

Sin embargo, cabe destacar que no todas las formas de liderar resultan adecuadas para todos los tipos de empresas que existen, o los diversos perfiles de empleados que se pueden encontrar en éstas.

Pero esto es algo que pasaremos a aclarar un poco más adelante dentro de éste mismo artículo.

Lo que si podemos decir ahora mismo es que la influencia de un buen, o mal, liderazgo tendrá su reflejo directo en el rendimiento de la compañía.

Y es por ello que vemos casos en donde una empresa que iba en picada comienza a mejorar milagrosamente cuando su alto mando es relevado.

¿Qué es el liderazgo empresarial positivo y negativo?

Si te preguntas qué es un liderazgo empresarial positivo te podemos dar una idea un poco generalizada, ya que una manera de dirigir se considera de ésta manera cuando la misma está amoldada a los ideales y a la filosofía del grupo, por lo que trabaja de la mano con estos.

Estos considerados buenos liderazgos se pueden traducir como un mayor rendimiento para llevar a cabo las funciones, empleados que se encuentran honestamente motivados, e incluso una mayor competitividad. Si hacemos la suma de todos los factores anteriores entonces notaremos que el resultado o es otro que el incremento de beneficios.

Ahora, en orden a saber qué es el liderazgo empresarial negativo, y reconocerlo a tiempo, se podría decir simplemente que se trata cuando existe una gran dificultad al momento de alcanzar los objetivos que la misma empresa se ha fijado.

Esto pasaría a crear un mal ambiente de trabajo, lo que también generaría un deterioro en la imagen de la compañía llegando a la reducción de sus ventas, que puede ser una de las principales señales de que la jerarquía de mando no está cumpliendo con sus funciones como debería.

Tipos de liderazgo

Primero, hablemos un poco sobre cómo elegir entre los diferentes tipos de liderazgo.

Y es que para esto se hace necesario que se conozcan cuáles son las cualidades que poseen los empleados, y también ajustarse a los valores que posee la compañía en la cual se cumplirá el rol de líder.

También se debe tener muy en cuenta cuál es el momento económico que se encuentra atravesando el grupo.

Algunos líderes llegan a conseguir mejores resultados cuando están en situaciones estables, mientras que otros pasarán a ser más útiles en aquellas ocasiones donde se podría decir que se atraviesa una crisis.

De igual forma, dentro de la misma jerarquía empresarial es posible convivir con los diversos tipos de liderazgo.

En algunos casos la clave para maximizar la productividad puede encontrarse en la combinación de las diferentes formas que se tienen de dirigir una empresa, y que no se sienta todo plano.

Es aquí entonces donde se hace muy importante qué tipos de líderes existen y cuáles son los más adecuados para las distintas situaciones que pueden presentarse.

Todos tienen sus ventajas e inconvenientes, por lo que elige el que vaya más con tu plantilla, filosofía empresarial, y la situación económica:

Liderazgo transformacional

Este tipo de líder se centra principalmente en el capital humano.

La transformación de una empresa, para él, solo se puede lograr mediante sus empleados.

Es por esto que se encarga de mantener una comunicación constante con su grupo de forma que pueda contrastar ideas y definir las estrategias.

Este es un tipo de jefe que tiene que saber motivar a sus empleados, y también inspirarlos para que mantengan el buen ritmo.

Aparte, también sabe cómo premiarlos de forma que pueda sacar el máximo de su creatividad, así como también de su productividad.

Sin embargo, este tipo de líderes está centrado en las cualidades intangibles (como, por ejemplo, las ideas, los valores, entre otros) y, en definitiva, esto es algo que también puede incidir de una forma negativa dentro del ambiente laboral.

¡Y es que no todo podía ser tan perfecto como se pinta!

El lado negativo de este tipo de liderazgo recae en el hecho de que no suele ser el que más se recomienda cuando se atraviesan aquellos momentos de crisis, ya que la forma en la cual se dirige al grupo hace imposible que se puedan alcanzar los resultados de manera rápida.

Liderazgo autocrático

Concentra todo su poder en un solo directivo, y no deja espacio para que se tomen en cuenta las opiniones de sus subordinados.

La jerarquía en este caso es rígida, y la comunicación sucede de forma unidireccional: los empleados reciben las órdenes y las acatan, sin poder opinar al respecto.

Este tipo de líder es mayormente útil cuando es necesario que se tomen decisiones rápidas, en donde sólo el jefe puede decidir qué hacer.

Sin embargo, es por esto también que puede hacer que los empleados se sientan infravalorados y poco comprometidos con el futuro de la empresa en cuestión.

Este tipo de liderazgo cada vez se está utilizando menos en las empresas modernas.

Hoy en día lo que se quiere es lograr comprometer y hacer leales a los empleados, ya que se sabe que de esta forma son mucho más productivos.

Un líder rígido puede chocar con los valores de cualquier empresa en la actualidad.

Liderazgo democrático

Aquí suele buscarse la participación de todos los empleados cuando se trata de la toma de decisiones.

Entre todos los miembros del grupo de trabajo el diálogo se da de manera constante.

Sin embargo, sigue estando en manos del jefe el tomar la decisión que marcará el rumbo de la empresa.

El gran beneficio de un liderazgo democrático recae en el hecho de que los empleados empiezan a sentirse más involucrados con la compañía, y esto aumenta de forma automática el compromiso que poseen y la productividad.

Además, ayuda a incentivar la innovación y la creatividad por parte del grupo.

Por el lado negativo, quizá podaos señalar que cuando se cuenta con una gran variedad de opiniones existe la posibilidad de que la toma de decisiones se frene, por lo que este tipo de jefe puede llegar a ser un poco más lento en cuanto el alcance de sus objetivos se refiere.

Aparte de esto, es sumamente importante que el líder en este caso sea una persona que cuente con una gran capacidad para motivar a otros, de manera que pueda mantener los ánimos arriba en su equipo, y que a estos no les moleste el tener que colaborar.

Liderazgo transaccional

Este tipo de liderazgo se encuentra basado en las transacciones que existen entre los altos cargos y el resto de la plantilla.

Es decir, los trabajadores aquí reciben algún tipo de premio, o recompensa, de manera de compensación cada vez que, como grupo, logran alcanzar alguno de los objetivos que se han planteado.

Como sabemos que te ha llamado la atención en especial el asunto de las recompensas, pasamos a aclarar que las mismas se dan para que así los trabajadores tengan una mayor motivación de trabajar de manera ardua, por lo que es una gran idea para sacar un plan difícil adelante.

Por su parte, los directivos también tienen que mirar esta forma de liderar como un beneficio, ya que no sólo están invirtiendo más en sus empleados para darles esa recompensa, sino que también están recibiendo todas las tareas que plantearon ejecutadas de forma correcta, y en buenos tiempos.

La importancia del liderazgo en una empresa

Tabla de Contenidos

Más sobre el liderazgo.