Carlos-barraza-logo-50

La relación entre la pequeña empresa y el emprendimiento

La relación entre la pequeña empresa y el emprendimiento
Escrito por

El emprendimiento es el proceso de diseñar, lanzar y dirigir un nuevo negocio o empresa.

El desarrollo de la pequeña empresa es el proceso de ayudar a las pequeñas empresas a crecer y tener éxito.

Pero en algún momento, una pequeña empresa fue un punto de partida para el fundador, y podría considerarse un tipo de startup,

Las pequeñas empresas son la columna vertebral de la economía de cualquier país, ya que representan más de la mitad de los puestos de trabajo del sector privado.

Las pequeñas empresas suelen ser creadas por emprendedores, que en algún momento se vieron impulsados por una visión que debían cumplir.

La relación entre la pequeña empresa y el emprendimiento es, por tanto, de mutua dependencia, ya que no se trata de una comparación de esto o aquello, ya que en un momento dado la idea se convirtió en una pequeña empresa, y podría haber crecido hasta convertirse en una corporación.

Pequeña empresa vs emprendimiento

Pero asegurémonos de que no se trata de una comparación entre la pequeña empresa y el emprendimiento, ya que son interdependientes en un punto con uno y otro.

Mientras que el emprendimiento es más bien un comportamiento, una forma de ser, las habilidades que tiene una persona, la pequeña empresa es el resultado de la acción que ha emprendido el emprendedor.

No se trata de un o, sino que la pequeña empresa es un hito conseguido por el empresario.

La OCDE dispone de una clasificación de las empresas por su tamaño, que puede establecerse por los ingresos medios generados en un año o por el número de empleados.

Una microempresa es una empresa con 1-9 empleados, una pequeña empresa tiene de 10 a 49 empleados, las medianas empresas tienen de 50 a 249, y las grandes empresas emplean a más de 250.

En base a esto, si tenemos un solopreneur que comienza su aventura empresarial por sí mismo, es básicamente un autónomo que comienza el viaje.

Tras detectar las nuevas oportunidades de negocio, desarrollar un plan de empresa, adquirir la inversión necesaria y asumir su riesgo, el empresario se embarca en este nuevo viaje para ofrecer sus productos o servicios y crecer con el tiempo.

El empresario puede decidir si quiere quedarse como está, o reunir a un grupo de individuos para construir un equipo empresarial que eventualmente pueda seguir creciendo hasta alcanzar esa etiqueta de pequeña empresa, como alcanzó el número de 10 empleados o unos ingresos determinados.

Una vez que el empresario ha consolidado su idea de negocio, ahora tiene que cambiar y desarrollar habilidades de gestión y mejorar su proceso de toma de decisiones para dirigir adecuadamente el grupo hacia el objetivo común.

El crecimiento de la empresa depende de la aspiración del empresario a pensar de forma innovadora para detectar nuevas oportunidades, lograr la rentabilidad deseada y crear nuevas fuentes de ingresos para apoyar el crecimiento y ganar cuota de mercado.

Diferencia entre la mentalidad de los pequeños empresarios y la de los emprendedores

Hay algunas diferencias clave entre los empresarios y los propietarios de pequeñas empresas.

En primer lugar, los empresarios suelen ser personas que asumen riesgos y siempre están buscando la siguiente gran oportunidad.

Están constantemente innovando y tratando de encontrar nuevas formas de hacer crecer sus negocios.

Por otro lado, los propietarios de pequeñas empresas tienden a ser más conservadores, centrándose en un crecimiento lento y constante.

También es más probable que participen en las operaciones diarias de sus empresas.

El propietario de la pequeña empresa puede haber tenido en un momento dado la mentalidad de emprendedor, pero a medida que pasa el tiempo y ha alcanzado los primeros objetivos, la voluntad de seguir creciendo puede no ser la misma que al principio.

No, no todos los propietarios de pequeñas empresas son empresarios.

Aunque muchos propietarios de pequeñas empresas muestran características comúnmente asociadas con el emprendimiento, como la asunción de riesgos y la innovación, algunos pueden simplemente dirigir una empresa familiar o trabajar dentro de un sistema de franquicias.

Para ser considerado un empresario, uno debe empezar su propio negocio desde cero y convertirlo en una empresa de éxito.

Existe una relación entre el emprendimiento y la pequeña empresa, pero en algún momento, habiendo logrado los beneficios deseados, minado los riesgos y teniendo una empresa estable, dependerá del propietario si mantiene la motivación para seguir mostrando las características de un emprendedor.

¿Por qué se identifica el emprendimiento con la pequeña empresa?

Hay algunas razones por las que el emprendimiento suele identificarse con las pequeñas empresas.

En primer lugar, crear una pequeña empresa es una forma habitual de convertirse en empresario.

En segundo lugar, las pequeñas empresas suelen ser más ágiles y adaptables que las grandes, lo que puede hacerlas más exitosas a largo plazo.

Por último, las pequeñas empresas suelen tener una relación más estrecha con sus clientes, lo que puede ayudarles a fidelizarlos.

El emprendimiento es aplicable a las pequeñas empresas.

Las pequeñas empresas suelen tener que ser más innovadoras y ágiles que las grandes, y el emprendimiento puede ayudarles a identificar y aprovechar las oportunidades. El emprendimiento también puede ayudar a las pequeñas empresas a superar los retos y a crecer y ampliarse.

Las habilidades y conocimientos empresariales que se van obteniendo a lo largo del tiempo, ayudarán a la persona a convertirse en un empresario de éxito que con el tiempo se catalogará en el ámbito de la pequeña o mediana empresa o a nivel de propietario de una corporación.

Se definirá por el tamaño de la empresa, pero quien empieza como pequeña empresa se identifica naturalmente como empresario.

Visión general de la pequeña empresa y el emprendimiento

Existe la idea errónea de que el emprendimiento es simplemente abrir una pequeña empresa.

Si bien es cierto que muchos emprendedores crean pequeñas empresas, hay mucho más que eso.

El emprendimiento consiste en reconocer una oportunidad y crear algo nuevo e innovador para aprovecharla.

Requiere asumir riesgos, voluntad, creatividad y mucho trabajo.

Así pues, aunque crear una pequeña empresa puede formar parte del emprendimiento, no lo es todo.

El proceso emprendedor lleva tiempo, y es un viaje de vida tan largo como el propietario del negocio quiera.

En los negocios, no hay respuestas correctas o incorrectas sobre cómo se mide el éxito.

Si el empresario decidió iniciar un negocio con el único propósito de generar ingresos que puedan sostener sus gastos familiares, y si lo logró, entonces es un empresario exitoso.

Pero si en el camino decidió mantener el negocio en un cierto nivel, y no quiere tener la mentalidad de crecimiento y sólo mantener los niveles de ventas, eso no necesariamente borra de la persona las habilidades de un empresario.

Sencillamente, su enfoque ha cambiado de una mentalidad de crecimiento a una mentalidad estable, y seguirá teniendo éxito si logra eso.

Más información sobre la planificación empresarial
Tabla de Contenidos