Carlos-barraza-logo-50

15 beneficios del queso para la salud

Cuando se trata de alimentos deliciosos y versátiles, el queso encabeza la lista. Ya sea espolvoreado sobre una pizza, fundido en un sándwich o solo, el queso es un alimento básico en la dieta de muchas personas.

Pero más allá de su gran sabor, el queso también ofrece una amplia gama de beneficios para la salud.

En este artículo, exploraremos los distintos tipos de queso, cómo se elabora y profundizaremos en las muchas razones por las que incluir queso en su dieta puede ser una elección inteligente para su bienestar general.

Health Benefits of Cheese
Escrito por
Tabla de Contenidos

Lista de beneficios del queso para la salud

¿Qué es el queso y cómo se fabrica?

El queso es un producto lácteo que se elabora a partir de la cuajada y fermentación de la leche, generalmente de vaca, cabra u oveja. El proceso de fabricación del queso consiste en separar la leche en cuajada y suero, y después añadir bacterias o enzimas para ayudar en el proceso de fermentación. A continuación, la cuajada blanda se prensa y envejece, dando lugar a la amplia gama de sabores y texturas que asociamos a los distintos tipos de queso.

Tipos de queso

Existen innumerables variedades de queso, cada una con su propio sabor y características. Algunos tipos de queso populares son el cheddar, el suizo, el parmesano y el queso fresco. De blando y cremoso a duro y curado, hay un queso para cada gusto y preferencia culinaria. El tipo de queso blando y duro que elija puede influir mucho en los sabores y los platos que cree.

Hacer queso en casa

Si se siente aventurero, puede incluso probar a hacer queso en casa. Con unos cuantos ingredientes sencillos y algo de paciencia, puede embarcarse en su propio viaje quesero. Hay muchos recursos y recetas en Internet para guiarte en el proceso. Desde el requesón blando y el requesón hasta los quesos curados más complejos, las posibilidades son infinitas.

Beneficios para la salud de los distintos tipos de queso

No todos los quesos son iguales en cuanto a sus beneficios para la salud. Algunos quesos están repletos de nutrientes esenciales como el calcio, mientras que otros contienen ácidos grasos beneficiosos. Los distintos tipos de queso también varían en cuanto a su contenido en lactosa, por lo que algunas variedades son más adecuadas para las personas con intolerancia a la lactosa. Conocer los beneficios específicos para la salud de los distintos tipos de queso puede ayudarle a elegir con conocimiento de causa los quesos que incluye en su dieta.

¿Es bueno el queso?

Con su reputación de ser rico en grasas y calorías, algunas personas se preguntan si el queso es realmente bueno para la salud. Sin embargo, cuando se consume con moderación como parte de una dieta equilibrada, el queso puede ser un complemento nutritivo y sabroso de sus comidas.

Contenido nutricional del queso

El queso es una buena fuente de diversos nutrientes, como calcio, proteínas y vitaminas. El calcio, en particular, es esencial para mantener unos huesos y dientes fuertes. Sólo una onza de queso puede aportar una cantidad significativa de las necesidades diarias de calcio. Además, el queso también es una rica fuente de proteínas, esenciales para construir y reparar los tejidos del organismo.

Papel del queso en una dieta equilibrada

Aunque el queso debe consumirse con moderación debido a su contenido calórico, puede desempeñar un papel en una dieta equilibrada. Incluir pequeñas porciones de queso en las comidas puede ayudar a añadir sabor, textura y nutrientes. Si combinas el queso con otros alimentos nutritivos, como frutas, verduras y cereales integrales, puedes crear comidas satisfactorias y completas.

Efecto del queso en el aumento de peso

Es importante señalar que, aunque el queso es un alimento calórico, las investigaciones sugieren que no conduce necesariamente a un aumento de peso cuando se consume como parte de una dieta sana. De hecho, un estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition descubrió que las personas que consumen queso con regularidad tienden a tener un índice de masa corporal (IMC) más bajo que las que no lo comen. Los investigadores especulan que el alto contenido en proteínas y calcio del queso puede contribuir a aumentar la sensación de saciedad y reducir la ingesta total de calorías.

Beneficios del queso para la salud

El queso ofrece una amplia gama de beneficios para la salud, lo que lo convierte en una valiosa adición a su dieta.

Calcio y salud ósea

Uno de los principales beneficios del queso es su alto contenido en calcio, fundamental para mantener unos huesos fuertes y sanos. El calcio es esencial para el desarrollo óseo y puede ayudar a prevenir enfermedades como la osteoporosis, especialmente en los adultos mayores. Añadir queso a su dieta puede garantizarle una ingesta adecuada de este mineral esencial.

Ácido linoleico conjugado y cardiopatías

Ciertos tipos de queso, como el cheddar y el parmesano, contienen un compuesto llamado ácido linoleico conjugado (CLA). El CLA se ha relacionado con un menor riesgo de cardiopatías y puede ayudar a reducir los niveles de colesterol malo. Aunque se necesitan más investigaciones para comprender plenamente el papel del CLA en la salud del corazón, añadir cantidades moderadas de estos quesos a su dieta puede ser beneficioso.

Niveles de grasas saturadas y colesterol

Aunque el queso es conocido por su contenido en grasas saturadas, las investigaciones sugieren que puede no tener un impacto tan significativo en los niveles de colesterol como se creía. Aunque algunos quesos ricos en grasas deben consumirse con moderación, la mayoría de las variedades contienen cantidades moderadas de grasas saturadas. En el contexto de una dieta equilibrada, es poco probable que la grasa saturada presente en el queso tenga efectos perjudiciales para la salud del corazón.

Queso e intolerancia a la lactosa

Para las personas con intolerancia a la lactosa, el azúcar natural de la leche y otros productos lácteos, consumir queso puede suponer un reto. Sin embargo, no todos los quesos tienen un alto contenido en lactosa, y existen opciones que pueden disfrutarse con las mínimas molestias.

Contenido de lactosa en diferentes tipos de queso

Los quesos blandos y frescos, como el requesón y la ricotta, suelen tener un mayor contenido de lactosa, mientras que los quesos curados, como el cheddar y el parmesano, tienen niveles más bajos de lactosa. Esto se debe a que la lactosa de la leche se convierte en ácido láctico durante el proceso de elaboración del queso. Como resultado, los quesos curados pueden ser más fácilmente tolerados por las personas con intolerancia a la lactosa.

Quesos recomendados para intolerantes a la lactosa

Si tiene intolerancia a la lactosa, puede elegir entre muchas opciones de queso con bajo contenido en lactosa. Algunos ejemplos son el queso suizo, el cheddar curado y el queso de cabra. Si opta por estas variedades, podrá seguir disfrutando del sabor y los beneficios saludables del queso sin las molestias asociadas a la intolerancia a la lactosa.

Alternativas al queso para los intolerantes a la lactosa

Si no se puede comer queso por intolerancia a la lactosa, existen otras opciones. En los supermercados se pueden encontrar muchos quesos no lácteos elaborados con ingredientes como frutos secos, soja o tapioca. Estos productos suelen imitar el sabor y la textura del queso tradicional, lo que los convierte en un sustituto adecuado para las personas intolerantes a la lactosa.

Queso y salud cardiovascular

Contrariamente a lo que se creía, las investigaciones sugieren que el consumo de queso puede no afectar negativamente a la salud cardiovascular. De hecho, algunos estudios han encontrado incluso beneficios potenciales asociados al consumo de queso.

Efecto del queso en la tensión arterial

Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition descubrió que el consumo de queso se asociaba a una reducción de los niveles de tensión arterial. Los investigadores especulan con la posibilidad de que ciertos compuestos presentes en el queso, como los péptidos, tengan un efecto positivo sobre la salud cardiovascular. Sin embargo, se necesita más investigación para comprender plenamente los mecanismos subyacentes y los posibles beneficios a largo plazo.

Ácidos grasos beneficiosos en el queso

Aunque el queso suele ser criticado por su contenido en grasas saturadas, también contiene ácidos grasos beneficiosos como omega-3 y omega-6. Se ha demostrado que estos ácidos grasos tienen un impacto positivo en la salud cardiovascular, incluida la reducción del riesgo de enfermedades del corazón. Por tanto, incluir cantidades moderadas de queso en la dieta puede ser una fuente de estas grasas beneficiosas.

El queso y el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Estudios recientes han sugerido que el consumo de queso no aumenta significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares. De hecho, una revisión publicada en el European Journal of Nutrition descubrió que el consumo elevado de productos lácteos enteros, incluido el queso, no se asociaba a resultados adversos para la salud. Sin embargo, aún se necesitan más investigaciones para comprender plenamente la relación entre el consumo de queso y la salud cardiovascular.

En conclusión, el queso es un alimento versátil y agradable que ofrece numerosos beneficios para la salud. Desde su rico contenido en calcio hasta su posible impacto en la salud cardiovascular, incluir queso en su dieta puede tener efectos positivos en su bienestar general. Tanto si prefiere un brie suave y cremoso como un cheddar fuerte y ácido, hay quesos para todos los gustos. Así que adelante, disfrute del queso con moderación como parte de una dieta equilibrada y variada.

Más información sobre los beneficios del requesón para la salud.

Más sobre alimentos curativos