{:es}

Hace algunas semanas estuve en la ciudad de Guadalajara. Bien me habían dicho que bajara la aplicación de Uber para evitar los taxis tradicionales. Al llegar a una terminal de autobuses, me dirigí hacía un taxi tradicional el cual me cobraba $250 pesos a mi destino. Considerando muy alto el costo para una distancia tan corta, decidí hacer caso a la recomendación y bajé en ese momento la aplicación. Sin saber cómo usarlo y cómo funcionaba la app, pude solicitar mi primer Uber, el cual me estimaba una tarifa a máximo de $150 pesos. No pasaron ni 30 segundos y ya estaba recibiendo una llamada del chofer para conocer mi ubicación exacta. Un trato amable, un carro limpio y una botella de agua fue lo primero que recibí. Muy buen recibimiento me dio Uber en Guadalajara. Obviamente como todo primerizo le hice preguntas al chofer acerca del modelo de negocio de Uber. Al llegar a mi destino me di cuenta que el recibo fue de $130, mucho menor que lo que me cobraba el taxista.
Así ha de haber muchas historias de personas que están fascinadas con lo que Uber está generando en cuestión de los servicios de transporte privado. Sin embargo, si nos vamos más allá de un buen servicio,ha creado una gran cantidad de oportunidades para que muchas personas se vuelvan emprendedoras y participen en este modelo de negocio. De los casi 10 viajes que tuve durante mi estancia en la perla tapatía, muchos de los choferes habían dejado su empleo por iniciar un “negocio propio” siendo socios.
Emprender con Uber suena fácil. Los pasos que me mencionaron son tener un auto que sea modelo reciente y con ciertas especificaciones, y pasar un examen. Más detalles seguramente se encontrarán dentro de su sitio web www.uber.com. Por lo visto, cada vez son más personas que se animan a ser parte de este ecosistema y generar un ingreso con este modelo de negocio.
Pero la derrama económica entre Uber y sus socios no termina entre ellos, otros grandes beneficiados son las agencias de carros. Están otorgando facilidades de pagos a aquellos que vayan a utilizarlo para estar en Uber. Incluso, un chofer me mencionó que la tasa era más baja,  los pagos accesibles y que prácticamente el auto se estaba “pagando solo”.
Uber llegó para romper esquemas y sistemas corrompidos en México, y en todo el mundo. Mi duda queda en si se llegará a saturar de socios las ciudades y qué pasará con la explosión de consumo de autos que se está dando. En México, sin duda comenzarán expandirse a otras ciudades fuera de las tres zonas metropolitanas más importantes. Hay que esperar a ver cuántos emprendedores más deciden subirse al ecosistema que creó Uber.

{:}

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *