{:es}

Ya sea que vayas a emprender o hacer crecer tu negocio y necesitas financiamiento, hay distintas formas de buscar capital para ellos. La opción rápida para los pequeños emprendedores es ir con familiares y amigos para conseguir un préstamos. Quizá resulte la manera más sencilla debido a que no hay trámites burocráticos de por medio. Hay opciones más complejas el cuales son buscar entrar en la Bolsa Mexicana de Valores para buscar financiamiento, entrar en los eventos para Startups o buscar alguna SOFOM para conseguir uno de sus productos financieros. Sin embargo, muchas de estas opciones pueden parecer difíciles, no sabemos cómo participar, no hay eventos cercanos o hay demasiados requisitos. Por tanto, la opción para el pequeño emprendedor suele ser acudir a los bancos.
Si ya tenemos cuenta bancaria en alguno, normalmente acudimos con nuestro ejecutivo para mencionarle que el negocio necesita un crédito para capital de trabajo o activo fijo. Él revisa los datos en el sistema y se da cuenta que el negocio ha generado un flujo de efectivo por medio de depósitos razonables por lo que no cree en que el pequeño emprendedor no sea candidato a crédito. Todo parece marchar bien hasta que saca la lista de requisitos.
A continuación mencionaré los problemas que considero que son por los que principalmente detienen el proceso para el primer crédito del pequeño emprendedor y algunas de mis alternativas para cada situación.
  1. No tener un RFC dado de alta como empresario. Es probable que la persona pueda conseguir un crédito personal, sin embargo la tasa de interés será por mucho más alta que un crédito para empresas. Por lo que recomiendo incorporarse al SAT. Claro, es entendible que nadie quiere meterse con Hacienda, ni pagar impuestos, por lo que la nueva propuesta del gobierno mexicano es  el Régimen de Incorporación Fiscal. El RIF tiene algunos beneficios para los pequeños comercios o emprendedores el cual durante los primeros 10 años no pagan la totalidad de sus impuestos, además de algunos otros puntos.
  2. No contar con obligado solidario o aval. Si estás solo en la aventura del emprededor, será necesario sacar las habilidades de networking con empresarios o mismos familiares para que apoyen con dicho rubro.
  3. No contar con referencias crediticias. Aquí un eterno dilema, cómo voy a tener referencias crediticias si no me dan crédito, y cómo voy a tener crédito si no tengo referencias crediticias. Por lo que recomiendo buscar entidades financieras o empresas que otorguen los créditos más pequeños y accesibles para empezar a construir el historial financiero. Incluso contratar un plan de telefonía móvil puede aportar al historial.
  4. No contar con los años de antigüedad de la empresa. Los bancos por lo regular tienen en sus requisitos contar con mínimo 2 años de operación. Pero la cuestión es está en que el financiamiento lo necesito ahora y no en 2 años o el tiempo que tenga que esperar para cumplir con éste requisito. Una solución que está otorgando la INADEM y NAFINSA es el producto crédito jóven. El cual ofrece créditos bancarios a los emprendedor y a empresas con al menos un año de operación la oportunidad de obtener crédito.

Cuáles creen que sean algunos de los mayores problemas al conseguir créditos? Cuáles otras soluciones existen? Comenten y espero les haya interesado este artículo.

{:}

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *